APUESTA DEPORTIVAS

LAS MEJORES CASAS DE APUESTAS EN LA WEB!

viernes, 27 de junio de 2008

Los Yorks y Arturo Vigil en el diario "El Comercio"



Diagnóstico: Intoxicados por el ritmo

EL SELLO DISCOGRÁFICO ESPAÑOL MUNSTER RECORDS HA EDITADO UNA ANTOLOGÍA DE LA IMPRESCINDIBLE BANDA PERUANA DE LOS SESENTA EL DISCO HA GENERADO CRÍTICAS ENTUSIASTAS EN LA PRENSA EUROPEA

Por Raúl Cachay A.

El merecido aunque casi folclórico 'revival' ocasionado por los inmensos Saicos hace un par de años --con develamiento de placa recordatoria en Lince incluido: "Aquí nació el movimiento punk en el mundo" (¡!)-- avivó un poco más el interés por la escena rockera peruana durante la febril década de los sesenta, aunque la renovada admiración que despiertan conjuntos como Los Shain's, Traffic Sound, Los Belking's o Telegraph Avenue en ambas orillas del Atlántico tiene ya una historia larga.

En años pasados, sellos especializados en la fina arqueología musical, como Vampisoul y Nuevos Medios, pusieron en circulación festejadas producciones consagradas a clásicos como Traffic Sound o Los Belking's. Esta vez, la también española Munster Records ha apuntado a otro de los tótems del rock peruano de los años sesenta: los desopilantes York's, la banda liderada por Pablo Luna, un 'front man' incontrolable, el vocalista más delirante y genial de toda la historia de la música popular peruana.

"El viaje: 1966-1975" es una antología de 21 canciones que captura a la perfección el incendiario esplendor de estos 'barra brava' de las matinales adolescentes: la guitarra de Walter Paz se regodea en la distorsión y los efectos --lo que ha generado más de una comparación con los Velvet Underground de los primeros dos discos--, mientras que Luna se contorsiona, gime, gruñe y ladra en un delirante carnaval de impostura y socarronería. Quienes solo recuerdan la emblemática "Abrázame" (infaltable en cualquier 'grandes éxitos' de la música pop 'made in Perú') deberían tomarse un tiempo para escuchar con atención los temas más 'visionarios' de este disco ("Mi nena", "Mira tú", "Solo estoy") o las versiones de algunos estándares de la tradición "Suzie Q", "Fácil Baby" (léase, "Foxy Baby") o "La alegría de tu amor" ("Sunshine of your Love"): los York's, aunque toquen canciones de otros, siempre suenan a los York's.

Esta edición magnífica, supervisada como siempre por Rafael Hurtado de Mendoza, incluye un ensayo de Arturo Vigil (fundador del fundamental "Sótano Beat", un fanzine que vale la pena coleccionar) que, más allá de estar impregnado por ese idealismo hiperbólico que caracteriza a los entusiastas del 'vintage', nos obsequia algunos datos sabrosísimos sobre Pablo Luna, sus secuaces y el ritmo enfermedad que ellos esculpieron en el inconsciente de toda una generación, como la estadística de los micrófonos que el cantante destrozó en los escenarios del país (cuarenta y ocho) o la táctica secreta que tenía para alejar los malos espíritus antes de enfrentarse al público ("Yo soy supersticioso --dijo Luna en cierta entrevista--, antes de cada concierto me hago una paja" (sic)). Los York's llegaron a ser tan populares que tuvieron su propio programa de televisión y las ventas en la primera semana del sencillo de "Abrázame" alcanzaron las 40 mil copias, una cifra sorprendente incluso para los estándares actuales en el todavía alicaído mercado discográfico local.

Pero quizás toda esta trivia podría resumirse en una anécdota protagonizada por el disc jockey Germán Calderón, de Radio Miraflores, quien --según recuerda Vigil-- alguna vez se topó con los York's y sentenció: "En la historia del rock y la música popular nunca más se podrán juntar cinco tipos con la cara de ustedes". Naturalmente, no conoció a los Manganzoides.

jueves, 19 de junio de 2008

Nuestro rock de cada día...¡dánoslo siempre!


PIONEROS DEL ROCK NACIONAL 1958 - 1975


TRAS LOS PASOS PERDIDOS


Escribe: Arturo Vigil (El Sótano Beat)


Siempre nos hemos preguntado desde hace mucho tiempo, qué paso con nuestro rock, desde su auroral época en los sesentas, su efervescencia como movimiento a fines de esa misma década y empezando los primeros años setentas, para ser más precisos a partir de 1972 para adelante, él rock hecho en el Perú nunca más plasmaría un destino propio y la juventud de esos años, ya no se vería reflejada en sí misma.

Las razones aquí expuestas no son absolutas, pero pueden ser el comienzo para futuros análisis y entender ese contexto tan complicado que se manifestó en aquel tiempo y descifrar esa parte sombría y oscura del rock nacional. Aunque seriamos injustos de olvidarnos de El Polen y su importancia en ese momento, ya que fueron una de las pocas agrupaciones que constituyeron un sonido y una opción musical con matices muy nuestras.

Retrocedamos en el tiempo, es 1969 con el general Velasco en el gobierno se prohibiría totalmente las matinales, que eran fuente de trabajo de muchos músicos locales tanto en Lima como en provincias.Nuestros roqueros en respuesta “rebelde” empezarían a cantar en inglés (muchos dicen por entrar al mercado internacional), se alejarían del gran público y es donde el rock nacional empieza a elitisarce con respecto a la utilización del inglés, contados grupos lo hacían antes de 1969.Y que a partir de esa fecha se volvería norma y por supuesto, marcaría el alejamiento de un gran sector de la juventud, que percibieron este hecho como el “aburguesamiento del rock o la pituquería de la misma”, ya que todos los grupos querían imitar de alguna manera a los Traffic Sound, esta aseveración la hacen muchos músicos de la época ,es por eso también el éxito en ese año de locales como El Tiffany (templo de la psicodelia limeña).
Otro fenómeno que cambiaria radicalmente todo, fue la irrupción de la denominada “Cumbia Peruana”, y lo paradójico es que muchos integrantes de bandas locales pasarían a formar parte de estos conjuntos de música tropical y el caso más resaltante, es el de Fernando Quiroz primera guitarra de Los Zanys en 1969, quién sería convocado por Los Destellos de Enrique Delgado, llegando a tocar por más de una década con esta agrupación y siendo los número uno en ese género musical.

Con esta realidad tan incierta, muchos roqueros nacionales se alejarían definitivamente de la música, otros seguirían en la lucha. Y un factor decisivo en ese momento fue la no consolidación de una publicación roquera en la juventud limeña, me estoy refiriendo a la revista Rock (de 1972), es entre otras tantas razones para que todo esto decayera, y no se vuelva avizorar en el ambiente mejores tiempos y muchos dicen también que no hubo una evolución y profesionalización de nuestros músicos.Con todo lo expuesto, el rock peruano siguió y los auditorios de los colegios San Antonio de Padua y Santa Ursula, sirvieron de espacios donde se congregaban los principales exponentes del rock de esa época, me estoy refiriendo a Telegraph Avenue y DR Wheat entre otros conjuntos.

Pasado ya 1975, él rock nacional se ocultaría, pero seguiría subsistiendo a través de grabaciones en pequeños y desconocidos sellos discográficos y algunos locales o discotecas del centro de Lima, abrirían sus puertas a otras generaciones de roqueros nacionales, pero ya sin la empatía entre músico y público como sucedía anteriormente y la percepción general de esos años fue que el Perú había cambiado mucho en todo sentido, definitivamente era otro y es donde se podría decir, que empiezan a ser dibujados en el espectro musical, los pasos perdidos del rock peruano.

NOTA PUBLICADA EN EL DIARIO LIBERACIÓN (INVIERNO DEL 2004), REVISTA ESQUINA Y FANZINE ONLY SIXTIES (VERANO DEL 2005).

lunes, 2 de junio de 2008

Ultimo Minuto: Bo Diddley ha fallecido a la edad de 79 años



Escribe: Luis Vigil

El legendario Bo Diddley falleció hoy a los 79 años de edad debido a una falla en el corazón.

Quizá por estas latitudes, el gran Diddley no haya sido tan reconocido como si lo fue Bill Halley o el mismo Chuck Berry, pero fue el quien inspiró a un grupo como Los Rolling Stones (sólo recuerden el estilo de las primeras canciones del quinteto británico), y es más, fue el quien inició el paso para separar el blues con el rock and roll.

Admirado por todos, desde las leyendas del blues a las del rock (como Keith Richards, que lo definía como "fascinante"), Diddley dejó de existir tras amasar una larga discografía muy influyente.

Nacido bajo el nombre de Ellas Bates, se cambió el nombre por Mc Daniel, un primo de su madre encargado de criarlo. Su nombre artístico provenía de un instrumento sureño de una cuerda llamado "diddley bow" (el arco diddley), con el que solían interpretarse varias de sus canciones.

Aunque a lo largo de la historia no se llevó tan bien con los rankings como al principio de su carrera, Diddley fue tremendamente influyente en la gestación del rock and roll y un estilo guitarrístico propio.

Video: Hey Bo Diddley y Bo Diddley [En vivo, 1964]